Esta página web utiliza cookies. Al continuar navegando por ella, usted acepta el uso de cookies.
Web Oficial
Mi reserva
Reserva Ahora
+
Fecha
Habitaciones
Adultos:
Niños:
2 Habitaciones
* menores de 12 años
+ Añadir habitaciones
Código promoción
Fecha de la reserva
Adultos
Niños*
Habitación 1
x
Añadir habitación
Home > Turismo

Turismo
Hospedería Convento de la Parra

La Hospedería Convento de la Parra es un monumento de por sí. Declarado Bien de Interés Cultural, el antiguo convento alberga multitud de restos históricos y artísticos con una sencilla belleza que cautiva a nuestros visitantes. Animamos a todos nuestros huéspedes a detenerse a contemplar la portada adintelada de piedra, los retablos barrocos de la capilla del Santísimo Cristo de la Misericordia, el claustro o los numerosos elementos arquitectónicos, como carpinterías, solados y molduras, conservados de la edificación original.

El entorno del hotel, en plena naturaleza y en la sorprendente zona de Tierra de Barros de Extremadura, es también un destino turístico de excepción, con multitud de atractivos que recorrer.

Te animamos a descubrir Extremadura con nuestra lista de recomendaciones.

Tierra de Barros y Zafra

Situada en el centro de Badajoz, esta comarca toma su nombre de la tradición alfarera de la zona, que se suma a otros trabajos artesanos típicos que sacan provecho a lo mejor de la tierra, como la elaboración de embutidos o la viticultura. Así, en un paseo por los alrededores de La Parra se divisan grandes extensiones de viñedos, con los que se elaboran los caldos de la denominación de origen Ribera del Guadiana.

Esta es una de las tierras más fértiles de Extremadura y muy cotizada desde la antigüedad, como atestiguan los restos romanos de Medina de Las Torres o Alanges. En esta última localidad se encuentran unas famosas termas que se remontan al siglo III.

Muy cerca de La Parra, a tan solo 25 kilómetros, se encuentra Zafra, un paraíso para los amantes de la historia. No dejes de visitar el antiguo Alcázar reconvertido en Parador y la Colegiata de la Candelaria, donde se encuentran retablos de Zurbarán y de Churriguera.

Badajoz

La ciudad de Badajoz es la puerta de entrada a Portugal y en su interior atesora todo un mosaico de distintas culturas, mezcla de influencias mudéjares, edificaciones cristianas, elementos lusos y construcciones medievales.

Badajoz es una urbe que abraza su historia y la muestra a sus visitantes de manera amable, a través de un tranquilo paseo entre calles empedradas. Desde la Plaza Alta, el recorrido más turístico incluye las Casas Mudéjares, las Casas Coloradas, la Alcazaba, el Convento de las Adoratrices, la Catedral, la Giralda y la Ermita de la Soledad.

Para subir a las murallas, el mejor momento es la puesta de sol, disfrutando así de los tonos rojizos que tiñen una panorámica inigualable de la ciudad.

Mérida

Hablar de Mérida es hablar de su legado monumental, de un conjunto de la época romana único y en un increíble estado de conservación. Fundada en el año 24 a.C., la capital de Extremadura cuenta con uno de los mayores patrimonios arqueológicos del Mediterráneo.

Patrimonio de la Humanidad desde 1993, la historia ha regalado a Mérida un esplendor único que hoy se aprecia en el Teatro, el Anfiteatro, el Templo de Diana, el Pórtico del Foro, el Arco de Trajano, el Puente romano, el Circo o el Acueducto de los Milagros, entre otros innumerables puntos de interés.

Más allá del legado romano, Mérida conserva monumentos de origen árabe como la Alcazaba, un museo de arte visigodo y edificios católicos como la Basílica de Santa Eulalia o la Concatedral de Santa María la Mayor.